Gorak, el gorila foodie influencer

Gorak, el gorila foodie influencer

Las marcas utilizan todo tipo de estrategias publicitarias para llegar a su público objetivo y llamar la atención. Desde que apareció el boom de los influencers, son muchos los jóvenes que han intentado convertirse en una de estas personas influyentes en las redes para promocionar diferentes marcas y productos.

Actualmente, los influencers se pueden dividir por categorías según el tipo de post que publiquen en sus redes, su estilo de vida, o su tono de comunicación. Llamar la atención y crear curiosidad son unos buenos métodos para conseguir más influencia en el mundo online y estas son las características que distinguen a Gorak, el gorila influencer. Con más de 12 mil seguidores, se trata de un curioso gorila que inunda su perfil con imágenes de deliciosos platos, una atractiva y divertida propuesta que está cautivando a los foodies de todo el país.

En su cuenta de Instagram, dedicada al mundo de la gastronomía, se observan fotografías de Gorak con diferentes chefs de renombre como Paolo Casagrande, galardonado con tres estrellas Michelín, Quim Casellas con dos estrellas Michelín, Andreas Larsson el mejor sommelier del mundo o Arnau Bosch poseedor del premio al Cocinero Joven y Emprendedor de Catalunya además de su estrella Michelín, entre otros. No sólo llaman la atención las personalidades con las que se codea este peculiar influencer, sino también la calidad de todos los ingredientes que aparecen en sus platos.

Toda una personalidad en el mundo gastronómico que crea a su vez un misterio en torno a quién se encontrará bajo ese disfraz de gorila. Una incógnita que de momento no ha sido descubierta aunque sí queda claro cuáles son sus gustos a la hora de cocinar y también de beber, ya que no sólo se dedica a mostrar platos o ingredientes de alta gastronomía, sino que es un apasionado del maridaje y las catas de vinos.

Es posible, después de tener en cuenta la gran pasión de Gorak por el mundo de la gastronomía, que más de un cliente se sorprenda al ver un gorila en un restaurante bebiendo un buen vino como si de uno más se tratase.

 


Fuente original: Comunicae.es.

comunicae