La información es el mejor activo para los ahorros: las claves para invertir están en Inversión.es

Un conocimiento profundo y crítico de la realidad es la mejor defensa para poder multiplicar los ahorros. Inversion.es desvela las claves para hacerlo.

Solo hay algo que cambia más rápidamente que el mundo, los mercados financieros. Un día los inversores ven atónitos como despega un activo hasta entonces desconocido llamada bitcoin. Y otro se sorprenden cuando un grupo de jóvenes son capaces de desplumar más de 2.400 millones de dólares a Wall Street que habían apostado a la baja contra una empresa llamada GameStop. Un pelotazo que hizo a unos pocos millonarios, gracias a los comentarios puestos en una red social.

El mundo de las finanzas, entiéndase los productos que van desde acciones normales, bonos, fondos o criptos, ha ganado una relevancia vital. Además, lo ha hecho por muchos motivos que han confluido hasta ella. Uno es la sensación de riqueza que consiguen otros, muchas veces magnificado por las redes sociales. El segundo es que cada vez hay más interesados, normalmente a más compradores más suben los valores. En tercer lugar, por las políticas ejecutadas por aquellos que mandan sobre el dinero: los bancos centrales.

En este último término es importante descubrir dos factores. El primero es la increíble cantidad de dinero que se han dedicado para comprar activos, a través de lo que se conoce como QE (Quantitave Easing). Esa ingente cantidad ha creado una inflación que ha llevado a los mercados a máximos, pese a que la economía está lejos de esos valores. Por otro lado, la política de tipos negativos del Banco Central Europeo (BCE) ha propiciado que los depósitos no solo dejen de ser rentables, sino que la banca cobre por ellos.

La alternativa a ello termina siendo la Bolsa. Ya sea porque las propias entidades salivan por colocar sus productos financieros, en muchas ocasiones demasiado caros. O, también, porque las plataformas para invertir en Bolsa, o en criptomonedas, se han disparado hasta el punto de que los precios son increíblemente bajos.

Pero la democratización de la inversión tiene sus peligros. La Bolsa no es un casino, no es todo azar, aunque puede ser igual de peligroso para los ahorros. Así, una apuesta perdida se puede recuperar en la siguiente jugada, en el mundo financiero no es tan sencillo. El dinero invertido en ciertos activos no tiene por qué estar perdido, lo que hoy baja mañana puede subir. También puede seguir bajando. La clave está en invertir en aquellas empresas, u otros productos, que tengan unos fundamentales sólidos.

Para ello, la información es imprescindible. Pero la veraz, no la interesada. Un fenómeno que se está empezando a convertir en un problema muy serio para muchos inversores. Así, los jóvenes, y no tan jóvenes, son bombardeados continuamente por supuestos ‘gurús’ que dicen ganar grandes cantidades de dinero si sigues sus lamentables prácticas. Muchos de ellos, presentan rentabilidades exorbitantes que cualquier profesional tacharía de tomadura de pelo. De hecho, si de verdad las obtuviesen no estarían vendiendo cursos, sino dedicados a ello profesionalmente.

Y, obviamente, serían multimillonarios. De hecho, los gestores de algunas de las firmas de inversión más grandes del mundo ganan miles de millones con rentabilidades que para estos gurús serían bajísimas. Eso es una señal de que algo no funciona bien. Por ello, hay que desconfiar de toda la información que llega, incluso de la que parece profesional. Una de las claves para invertir, y no perder los ahorros en el intento, es el de cultivar un pensamiento crítico. También el tiempo es un aliado.

Aunque lo vital de la información para invertir no acaba ahí, ya que la profesional tampoco es siempre accesible. La banca de inversión tiene equipos enteros que están generando informes acerca de la rentabilidad esperada de cualquier tipo de activo. Pero ni son infalibles, todo el mundo se equivoca, ni son muy accesibles, por el alto coste que tiene acceder a ellos. Por ello, el acceso a web gratuitas con contenidos críticos, de calidad y honestos siempre es la mejor opción para aquellos se inicien en el mundo de la inversión.

El futuro será a través de la inversión o no será. Hasta hace poco, los más jóvenes eran más o menos conscientes de que sus pensiones serían residuales. Ahora, hasta los más mayores, la generación del baby boom, empiezan a entender que las suyas pueden ser también escasas. La única solución que ofrecen los políticos es compensar el déficit futuro con impuestos, pero tampoco es fiable en un país con un nivel de deuda elevada y una carga fiscal que se espera se vuelva elevada, incluso, antes de ello.

Por ello, echar mano, siempre con cabeza y bien informado, de una de las fuerzas más poderosas que se han descubierto: el interés compuesto, es siempre una buena idea. Un impulso que se logra gracias a la rentabilidad acumulada durante muchos años y que ahora solo se consigue a través de la inversión. En definitiva, el mundo ha virado rápidamente a un entorno en el que la inversión ocupa un espectro muy importante. Pero los mercados financieros todavía se mueven más deprisa. El mejor aliado será la paciencia, el ahorro y, por supuesto, la información.


Fuente original: Comunicae.es.

comunicae